INICIO
  Historia del Club
Comisión Directiva
El Paraguay


»Artículos:
Reglas de Seguridad
Normas de Seguridad
Los 10 Mandamientos
Elección del Arma
Partes del Arma
Terminologias
Elementos de Limpieza
Formas de Limpiar
Uso Legal de Armas
Legitima Defensa

REGLAS PARA EL USO SEGURO DE UN ARMA DE FUEGO

El manipuleo seguro de armas de fuego requiere entrenamiento especializado, disciplina y cuidado. Las armas, por naturaleza son instrumentos mortíferos. Muerte accidental o serios accidentes pueden resultar si son manipuladas inapropiadamente o sin cuidado. Reitero que hay dos razones fundamentales para que ello ocurra: irresponsabilidad en el manipuleo y desconocimiento.

Las armas de fuego, raras veces causan accidentes. Los accidentes casi siempre son causados por una falta de atención a las reglas básicas de seguridad. Por esta razón, las reglas del seguro manipuleo de armas de fuego, se deben repetir a menudo. Memoriza los principios básicos de la seguridad con armas de fuego, hasta que estas se conviertan en un hábito que nunca te olvides.

Una persona en posesión de un arma de fuego, tiene la responsabilidad a tiempo completo. Debe saber como tener, guardar y manipular un arma en una forma segura y debe siempre tomar las precauciones necesarias. Esta responsabilidad es tuya únicamente y no puede ser pasada a terceros.

Ninguna arma es a prueba de accidentes. Un arma es solo un mecanismo, sin juicio propio. Solo responde a tus acciones, sean inteligentes o equivocadas. El único dispositivo de seguridad es la mente del tirador juicioso que nunca olvida. Un momento de falta de atención o cuidado, puede producir una tragedia permanente.

Para un tirador que concurre a un polígono y aprende alguna de las modalidades de esta disciplina deportiva, puede parecerle contradictorio, ya que allí es donde aprendemos que debemos apuntar el arma, siempre hacia adelante o sea hacia el parabalas o talud de tierra y nunca hacia otro lado, ya sea que le estemos manipulando o apuntando para dispararla, pues, en caso de producirse un disparo accidental, no haya posibilidad de lesión a terceros, y el dedo siempre fuera del gatillo.

Si esto lo trasladamos a la vida real, en situaciones en la que tengamos que hacer uso de nuestra arma para defendernos o repeler una agresión en un lugar público, no podremos desplazarnos nunca con el arma apuntada hacia ningún lado que no sea hacia arriba.

Al extraer el arma, ya sea de la funda, del ropero o del maletín, el cañón debe ser dirigido de tal forma que "no barra" en su recorrido a ninguna persona.

Las normas de seguridad varían en función de la situación, pero en el caso especifico de un polígono o campo de tiro, nos desplazaremos con el arma apuntando hacia él o los blancos, y con el dedo fuera del arco del guardamonte (gatillos). Estas dos premisas, dedo y dirección, son fundamentales en cualquier polígono.

Las películas del cine o de la televisión, suelen ser un excelente ejemplo de lo que "no se debe hacer". Lo mismo ocurre en la vida real, cuando se ve a los guardias de seguridad en un banco o en vehículos transportadores de caudales, a guardias militares o policiales, que "panchamente", con el dedo en el gatillo, barren con la boca de sus armas, en dirección de la gente que pasa.

Jamás suplante municiones de un calibre por otra de otro calibre "parecido". Existen armas europeas de calibre parecido al 9 mm Parabellum, Luger o 9x19, pero que no son intercambiables, como son las de 9 mm Glisenti, 9 mm Largo, 9 mm Browning, 9 mm Bergman, etc. También el uso de municiones militares para ametralladoras 9 mm, han provocado infinidad de accidentes. Lo mismo ocurre si utilizamos una bala .357 en un revólver .38.

Volviendo al 9x19, diremos que esta denominación proviene del diámetro de su proyectil (9 mm) y el largo de su vaina (19 mm).

Entre los calibres más populares, específicamente para Tiro Práctico en nuestro país, se ubica sin duda alguna, el 9 mm Para, el 10 mm Auto, el .40 S&W, considerado "el calibre del futuro", o el .45 ACP, en pistolas, y el .38 Special, .357 Mágnum, y el .45 ACP entre los revólveres. No olvide que .38, .357, ..40 y .45, son medidas o calibres dadas en pulgadas.

Las estadísticas demuestran que un alto porcentaje de los accidentes con armas de fuego, se producen con armas cortas, debido a que son herramientas que se utilizan con la mano, y resulta fácil apuntar en cualquier dirección. Los accidentes no son frutos de la casualidad, sino por el mal uso, manipuleo o desconocimiento de lo que se tiene en la mano. Es fundamental que conozca el funcionamiento mecánico del arma con la que disparamos (sistema de seguridad, tipo de cierre, sistema de expulsión e ignición con el cartucho, etc.) Muchas marcas y modelos de armas, pueden parecer similares. Estudie el manual de su arma, edúquese completamente con las características y operación en particular, antes de intentar manipularla. No permita que otros manejen su arma, antes de que ellos también se hayan educado. Su conocimiento puede evitar accidentes y las medidas de seguridad deben ser un hábito.

Los americanos, fanáticos de las estadísticas, señalan que de 70.000 personas fallecidas en un periodo de tiempo por causas diversas, 50.000 fueron por accidentes de tránsito, 1.000 por accidentes aéreos y 500 por accidentes con armas de fuego. Como se puede observar por estas estadísticas, el manipuleo de armas no es inseguro. Se trata solamente del descuido, la irresponsabilidad o el desconocimiento de cada operador.

Por todo lo dicho, volvemos a reiterar que, todo miembro responsable de una familia que posea un arma de defensa, debe estar en condiciones de saber utilizarlas si necesario fuere. Enseñe a todos los miembros de su familia, incluso a sus hijos. Si tiene un arma, no la oculte. Enséñele que con ella no se juega, "porque es capaz de provocar la muerte". No les infunda miedo, pero si, el necesario respeto y disciplina. Deben conocer su manejo y medidas de seguridad, evitando la curiosidad y el misterio de que ellos mismos quieran develar, cuando Ud no esté en casa. Lógicamente, según la edad y carácter de nuestros hijos, evaluaremos cuando están en condiciones de aprender y asumir esta responsabilidad, para evitar lamentables accidentes en la casa.

Para garantizar la seguridad de los tiradores y espectadores, el cumplimiento de las reglas de seguridad en un polígono, son rígidas.

Recuerde que Ud. es el único responsable por:
- Descarga accidental del arma.
- Uso negligente o criminal con su arma.
- Descuido en el mantenimiento y limpieza.
- Municiones mal recargadas o defectuosas.
- Manejo impropio o sin cuidado de su arma.
- Modificaciones no autorizadas por el fabricante.
- Corrosión del arma o de munición que ésta cargue.
- Otras influencias lejanas a su inmediato control (niños, empleada, etc.)

Esperamos que estos consejos les sirvan para aumentar el respeto hacia las armas y no para alimentar el miedo enfermizo, producto de la ignorancia hacia las mismas.

"Hay que perderle el miedo y no el respeto".


 


Diseño km.com.py